Mes: marzo 2021

En Estados Unidos presentan nueva ley antiplásticos

Este plan de ley, escrito por el senador Jeff Merkley y el representante Alan Lowenthal, va a ser presentado este jueves 25 de marzo sugiriendo el establecimiento de requisitos y prohibiciones involucrados con los sistemas de construcción, recolección de residuos y reciclaje para una diversidad de productos y materiales.

Según un informado emitido por la Plastics Industry Association (PLASTICS) la ley “Break Free” señala al plástico para su uso en una diversidad de aplicaciones, lo cual incentivaría la construcción de productos con materiales menos eficientes energéticamente, como vidrio, estaño, aluminio y papel. La investigación del periodo de vida sugiere que, comparativamente con dichos materiales, los plásticos producen menores emisiones de gases de impacto invernadero.
Este plan pretende abordar la crisis de contaminación por plástico a partir de una visión prohibicionista. De esta forma, de ser aprobada, desde el 1 de enero de 2022, el plan de ley eliminará gradualmente una diversidad de productos de un solo uso, como diferentes utensilios de plástico.

“Esta legislación podría ser definitivamente devastadora para los trabajos de construcción y la economía generalmente estadounidense justo una vez que comenzamos la recuperación de los efectos del coronavirus”, mencionó el mandatario y director ejecutivo de PLASTICS, Tony Radoszewski. “Este plan de ley es una amenaza directa para los casi un millón de hombres y damas que trabajan en la industria nacional del plástico. Además, esta legislación errónea podría tener la efecto no deseada de conducir a un crecimiento de las emisiones de gases de impacto invernadero “.

Por su lado el economista líder de PLASTICS, Perc Pineda, PhD., expresó: “La Ley de Liberación de la Contaminación por Plásticos representa un grave riesgo para la economía estadounidense, en especial la zona manufacturero. Pone en grave riesgo costos de capital de bastante más de $7.0 mil millones de dólares en la construcción de materiales plásticos y resinas. Es fundamental resaltar que, por cada dólar gastado en la construcción, se añaden otros $ 2.74 a la economía del territorio “.

La industria del plástico es una de las mayores estadounidense y es necesaria para el manejo general de la economía de Estados Unidos. La mayor parte de los plásticos se aplican en la construcción, aun cuando la utilización de plásticos en servicios, como la ayuda sanitaria, es cada vez más relevante.

PLASTICS continuará secundando la legislación bipartidista para incentivar la sostenibilidad por medio del reciclaje mediante medidas como el plan de ley destinado a la recuperación, que además va a ser presentado esta semana.

Regulación del plástico, tendencias, normatividad para México y la economía circular del plástico por arriba de las prohibiciones, PLASTICS y ANIPAC

Los industriales del plástico se pronunciaron en contra de las prohibiciones para el uso de materiales fabricados de este material, incluidas las bolsas y los plásticos de un solo uso, y se declararon a favor de impulsar el Acuerdo Nacional para la Nueva Economía del Plástico, que permitirá el uso responsable del material y la aplicación de políticas para favorecer la economía circular (reciclado).

Reunidos de manera digital en Plastimagen Light, los representantes de la industria informaron que, al día de hoy, el 71 por ciento de los envases que se utilizan en la industria nacional son reutilizables; 45 por ciento de las empresas cuentan con un plan de manejo posconsumo, y 68 por ciento de las industrias ya incluyen materiales reciclados en los envases y empaques.

Aldimir Torres, presidente de la Asociación Nacional de Industrias del Plástico (ANIPAC), destacó que el país vive una crisis económica, social y sobre todo la pandemia de COVID-19.

“La industria enfrenta un nuevo reto, una nueva realidad y el plástico no es el enemigo a vencer, es un aliado que debe ser utilizado con gran responsabilidad; por ello, asumiremos los retos con trabajo y unidad de la industria”, indicó.

A su vez, Tony Radoszewski, Presidente y CEO de la Asociación de Industrias del Plástico de Estados Unidos, señaló: “Las campañas para etiquetar los plásticos como tóxicos, como está ocurriendo en Canadá, y las prohibiciones a nivel estatal y federal en Estados Unidos, se han intensificado desde que comenzó la pandemia. Como resultado, tenemos que trabajar más duro para proteger a nuestros empleados, miembros y a la población en general de las prohibiciones absurdas de los plásticos, es indispensable promover un uso responsable y utilizar materiales reciclados”.

Destacó que Estados Unidos, Canadá y México representan uno de los bloques comerciales de plásticos más poderosos del mundo. “Contamos con una sólida base de fabricación, mano de obra calificada y mercados dinámicos, lo que da como resultado un gran bloque continental que genera millones de empleos y crecimiento económico”, refirió.

Actualidad en materia de regulación sobre productos plásticos

En el marco de Plastimagen también se presentó la ponencia sobre “Regulación del plástico, tendencias y normatividad”, a cargo de Susana Hernández, Gerente Técnica de la ANIPAC, quien explicó que a nivel global en los últimos tres años se han disparado las restricciones y prohibiciones para el uso de plásticos.

En México, existen 183 proyectos de iniciativas de ley en congresos estatales dirigidos a restringir el uso de plásticos. Todo el territorio nacional está regulado, con excepción de Aguascalientes, Tlaxcala y Zacatecas, lo que ha dificultado la producción y comercialización de productos.

“Como industria, hemos tenido acercamiento con las autoridades, lo que buscamos es que haya un marco regulatorio que no prohíba el uso de plásticos, sino que ofrezca soluciones de reciclaje y compostabilidad”, indicó.

“Lo único que se ha generado, ha sido una ola de desinformación, consumidores confundidos y también confusión sobre el uso de materiales como el papel o materiales biodegradables, así como desempleo y un claro desentendimiento de la responsabilidad de todos los actores sociales”, detalló.

Destacó la propuesta de la Ley General de Economía Circular, presentada por el senador Rircardo Monreal (Morena), que posiblemente será dictaminada este año y que, entre sus disposiciones, busca garantizar el derecho a las personas de vivir en un entorno sano, disminuir la generación de residuos y su carga contaminante, facilitar la introducción de productos de bajo impacto ambiental, así como impulsar las tecnologías para el reciclado.

 

 

 

 

¿Es posible convencer al consumidor de que el plástico es un material sostenible?

La enfermedad pandémica del covid-19 ha supuesto un sismo imprevisible para toda la economía, y además para el plástico, un sector industrial que ya estaba atravesando una fase de profundo cambio anterior a esta crisis sanitaria sin antecedentes en el último siglo. Sólo algunas de las industrias del plástico han sufrido la crisis del mismo modo, puesto que las organizaciones relacionadas al sector de la automoción hacen frente una problemática distinta a los elaboradores de material sanitario y de custodia, que han observado cómo la demanda se disparaba de manera incontrolable.

Este papel de salvador ha logrado detener momentáneamente la feroz e injusta campaña de imagen emprendida contra el plástico en los últimos años, que ha llegado a ser calificado casi como un material maldito sin ni una base científica. Por esto, la era post Coronavirus podría ser el punto de inflexión primordial para relanzar la imagen del plástico en todo el mundo, si la industria sabe (e invierte los recursos necesarios en ello) promocionar cada una de las bondades de este material mágico.

Podría ser imposible concluir con la industria del plástico y, si el caso sanitaria vuelve a agravarse, pretender crear millones de mascarillas u otros materiales de custodia de un día para otro.

Sostenibilidad como mensaje clave

Sí, plástico y sostenibilidad son conceptos que tienen la posibilidad de (y deben) ir juntos en el mismo mensaje. Hay varios estudios científicos que respaldan que una bolsa de plástico muestra una menor huella de carbono que las alternativas de papel y algodón, al igual que ocurre con las botellas de plástico y de vidrio. El plástico es un material ligero cuya construcción y transporte necesita menos energía, producido por una industria que está apostando de manera decidida por la reciclabilidad, la reutilización y la utilización cada vez más grande de materiales biobasados y reutilizados. La sostenibilidad ya se convirtió en unos de los primordiales componentes que motivan la elección de compra, y ya es hora de que el plástico aprenda a promocionarse como un material sustentable. Es fundamental saber hacer llegar este mensaje a los clientes: el problema no es el plástico, sino la idónea administración de los residuos.

La clave: administración de los residuos

En la situación del plástico, hablamos de un material excepcional con propiedades únicas que está avanzando a enormes pasos hacia la circularidad. Es fundamental que, en la etapa de diseño y de elección de materiales, las organizaciones opten por resoluciones que posibiliten el reciclado, pasando del multicapa al monocapa, por colocar una ejemplificación. Además es importante apostar por productos enfocados hacia la reutilización, lo cual disminuye sensiblemente su huella de carbono, y por incorporar cada vez más grandes proporciones de material reciclado. Pero, para eso, se necesita contar con materia prima reciclada, y esto no es responsabilidad de la industria, sino de nuestra sociedad. Por esto, abogamos por incrementar la sensibilización entre la sociedad en vez de realizar prohibiciones de uso, que nos retornarían a los años 60 del siglo XX. El mensaje que debemos transmitir a la sociedad debería ser claro y conciso: bien usado, el plástico es un material muchísimo más económico, sustentable y con superiores características que cualquier otra elección.

Trascendencia de las redes sociales

Por todo lo anterior, es primordial que las organizaciones del sector industrial del plástico se conciencien de que poseen una responsabilidad fundamental para contribuir a modificar la imagen equivocada que se ha instalado en el imaginario colectivo. Pensar que tu compañía no vende al público general y no se necesita convencer a tu distribuidor de las bondades del plástico podría ser un error fundamental. Tu comprador posiblemente conocerá cada una de los beneficios del material plástico sin embargo, si el comprador al que vende sus productos rechaza la utilización de material, tu compañía rápido tendrá un problema.

Uno de los más importantes campos de actuación tienen que ser las redes sociales. El contenido en vídeo continuará en auge en las redes sociales, en especial el de corta duración, que se está imponiendo debido al auge de las Stories de Instagram, imitadas por alrededor de todos sus rivales. Además, las redes sociales se han consolidado como una de las primordiales fuentes de información, dada la decreciente predominación de los medios de comunicación.

 

 

Saber más:

https://plasticluster.com/es/2021/03/08/es-posible-convencer-al-consumidor-de-que-el-plastico-es-un-material-sostenible-reflexiones-sobre-el-plastico-en-la-era-post-covid/

¿Cuál es la clave para lograr sostenibilidad en la industria del plástico?

Es común oír en la actualidad centenares de conversaciones donde el plástico es el primordial rival de varios de nuestros propios inconvenientes recientes. No obstante, esta aseveración negativa podría no ser justa enteramente, debido a que son los recursos plásticos quienes ayudan a asegurar la estabilidad de los alimentos y a minimizar su desperdicio, o de ser combinados con la impresión 3D. Los materiales plásticos tienen la posibilidad de inclusive rescatar vidas humanas al permitir la innovación médica. Empero con esto en mente ¿Cuál es la clave para poder hacer sostenibilidad en la industria del plástico?

Es entendible que hay una necesidad urgente de abordar los inconvenientes del medio ambiente que hoy ensombrecen sus potencialidades. Diversos territorios y agrupaciones concuerdan que la clave para poder hacer sostenibilidad en la industria del plástico podría llegar con la adopción de la Economía Circular y pudiendo que lo anteriormente viable todos los plásticos sean reciclables.
La Economía Circular busca conservar los productos, materiales y recursos en la economía a lo extenso de el período de tiempo más largo que se pueda. Así se minimiza la implementación de nuevos recursos y la generación de residuos, favoreciendo su reinserción en la cadena de costo por medio de la reutilización y/o remodelación de la vida eficaz de un producto.


En la situación del plástico, los productos derivados se caracterizan por ser resistentes a la corrosión y a los ataques de diferentes agentes químicos. Esto les hace en especial útiles entre otras cosas para embalajes, artículos textiles y envases de productos, líquidos y alimentos. No obstante, uno de sus primordiales problemas radica en la época que tarda en descomponerse: entre 100 y 1000 años, dependiendo del tamaño y del tipo de plástico.

Este asunto ha llegado a ser clave en materia de política pública a grado universal, en 2015, la Alianza Europea hizo saber una hora de ruta para desarrollar planes de Economía Circular en diferentes territorios. Ahí, identificó los plásticos como una prioridad y se comprometió a «preparar un plan que aborde los retos planteados por los plásticos durante la cadena de costo y teniendo presente todo su periodo de vida». En 2017, la Comisión confirmó que se centraría en la producción y uso de plásticos y que también trabajará para conseguir la finalidad de asegurar que todos los envases de plástico sean reciclables para 2030.

Este proyecto crea un fundamental antecedente que proporcionará un más grande costo agregado y prosperidad en el continente Europeo y promoverá la innovación a grado universal. Se espera que pondrá freno a la contaminación plástica y su efecto negativo en nuestras propias vidas y el medio ambiente. Al seguir dichos fines, la táctica además ayudará a conseguir la prioridad de una economía actualizada: baja en carbono, eficiente en la utilización de recursos y energía, y va a hacer una contribución tangible para conseguir las metas de Desarrollo Sustentable 2030 y el Consenso de París.

Para potencializar las ventajas que hemos recibido del plástico, es fundamental hacer ocupaciones de indagación y desarrollo que desencadenen procesos de innovación en la zona, enfocadas en superficies clave como: desarrollar novedosas tecnologías en reciclado, producir nuevos modelos de comercio y al fin y al cabo avanzar hacia una economía circular y por consiguiente más sustentable.

La sostenibilidad debería atravesar de manera transversal al componente económico, social y medioambiental. La mejor manera es incentivando esas actuaciones que tengan que ver con la transición ecológica y desincentivando esas ocupaciones que no deben ver con el entorno del desarrollo sustentable. Si bien en las regulaciones intervienen organismos gubernamentales con un entramado nacional e mundial, la ciudadanía en su papel de consumidor tiene un papel clave en la consecución de las metas de desarrollo sustentable y desde luego el área empresarial, que debería tener como fin crecer y accionar de manera sustentable.

La posibilidad de darle nueva vida eficaz al plástico empieza en el proceso de reciclaje. Es ahí donde después de atravesar los periodos de recogida, categorización, trituración, lavado, extrusión y peletización se recibe un producto denominado pellet. Este ocupa el sitio, en la cadena de sustentabilidad, de materia prima para crear nuevos productos.

Las aplicaciones de los productos resultantes varían en funcionalidad del tipo de material del que se trate, en medio de las más usuales se hallan:

PEAD: Tuberías de baja presión para riego, maceteros, botellas de droguería, bases para escobas y fregonas, cubos, contenedores, papeleras.
PET: fibras textiles, moquetas, alfombras, bandejas, conectores eléctricos, recursos para la industria del coche, productos de almacenaje.
FILM: Mangueras, impermeabilizante temporal, tuberías, film industrial, custodia de garrafas, bolsas de basura.

 

 

 

 

Fuente:https://colorplasticcolombia.com/2021/03/12/cual-es-la-clave-para-lograr-sostenibilidad-en-la-industria-

La manufactura aditiva busca abrirse paso en la construcción de moldes

En México, una compañía fabricante de faros automotrices, en El Bajío, añade ciertos insertos impresos en 3D para moldes de novedosas líneas de producción. Dichos insertos habitualmente se usan para el enfriamiento o para maneras de nuestra pieza plástica que son complicadas de maquinar o de hacer en los modelos clásicos.

En Toluca, un centro de construcción de moldes usa moldes pequeños impresos en 3D para ciertos tipos de partes y corridas de producción, primordialmente de mediano alcance o medio tiraje. Esta compañía hace moldes de hasta 20 centímetros y crea un portamoldes en el cual introduce aquellas cavidades impresas en 3D para elevar la eficiencia de su producción de moldes y la proporción de productos que saca al mercado.

En San Juan del rio, una organización dedicada a la manufactura de electrodomésticos usa moldes fabricados comunmente, sin embargo con unidades de enfriamiento impresas en 3D —la más enorme que ha usado es de 60 cm— y esto le ha creado una más grande productividad en sus moldes y en sus tiempos de enfriamiento.

Dichos ejemplos ilustran la utilización diversificado que se le está dando a la impresión 3D para aplicaciones de moldes en México. Si bien, y como explica Sebastián Romo, director general de Tridi, su uso no se ha masificado, puesto que escasas organizaciones han adoptado esta tecnología en el territorio, dichos ejemplos sirven para ilustrar los múltiples campos de acción que estas compañías pioneras han encontrado en su adopción y que se aceleraron en el último año como resultado del desabastecimiento en zonas críticas de atención ante la enfermedad pandémica.

“Durante la enfermedad pandémica, al haber desabastos y al existir la necesitad de producir caretas y piezas plásticas para la defensa de personal, las fábricas se quedaron atrás y tardaron entre 3 y 4 semanas o 2 meses en producir sus moldes y arrancar la producción de millares o millones de partes. Ha sido entonces una vez que usar manufactura aditiva tuvo todo el sentido, pues consiguió colmar aquel tiempo a medida que los moldes estaban listos para corridas. Una vez esto ocurrió, la aditiva dejó de ser importante, por precio y tiempos”, explica Romo.

Con ello coincide Blake Teipel, CEO y cofundador de Essentium Inc., compañía dedicada a dar resoluciones de impresión 3D, quien sugiere que, de cara al futuro, la impresión 3D desempeñará un papel diferente en la aceleración de la transformación de las cadenas de abastecimiento globales para hacerlas más eficientes y flexibles. “La manufactura aditiva le posibilita a una organización mover su abasto de partes a partir de ubicaciones remotas, como China, a instalaciones de producción in situ. Además acelera la era de venta, ya que puede imprimir las partes que requiere en tan solo horas, en vez de aguardar días o semanas para recibir las partes de un proveedor”, agregó.

Por esto, para Romo, la manufactura aditiva encontrará su sitio en la construcción de productos que requieran volúmenes de partes más pequeños, en productos personalizados, en aplicaciones que generen una rotación de ingeniería constante, como las médicas y la aeroespacial, o en aquellas fases de validación del sistema de producción anterior a la inyección.

Las modalidades para los plásticos permanecen incrementando como resultado del desarrollo de la manufactura aditiva. Con los plásticos ahora existe la elección de “moldear o imprimir” para las partes de producción, y esta alternativa de “imprimir” superará varias de las restricciones de los plásticos, de acuerdo con la aplicación.

La manufactura aditiva tiene sitio en diversos instantes dentro del periodo de vida de un producto plástico. El primero de ellos es el de los prototipos, cuya producción hoy se puede hacer en impresión 3D o en maquinado, dependiendo de la pieza a prototipar. Según Romo, la impresión 3D es hoy la herramienta más eficiente y adaptable a los procesos de diseño para la preparación de prototipos.

“Después de ser aprobado el primer ejemplar por el comprador y de estar listo para empezar la producción, puede surgir la pregunta de si inyectar o imprimir. La contestación la va a ofrecer el estudio de costo-eficiencia y del costo por pieza en el extenso de vida del producto. ¿A qué me refiero? Si es un plan que se cree a 10 años para millones de partes, la contestación instantánea es un molde de inyección, pues amortizas aquel precio en todo el tiempo. Si son 1,000 partes al año de un tamaño enorme, a lo mejor la manufactura aditiva puede comenzar a tener sentido”, añade.

El conformal cooling todavía es la primordial aplicación de la manufactura aditiva en la construcción de moldes: insertos de moldes impresos en 3D con refrigeración constituida o herramientas aditivas. No obstante, el diseño de canales de enfriamiento, ejemplificando, no es a gusto en la fase de prototipado del proceso de moldeo por inyección, una vez que los diseños todavía permanecen evolucionando. Asimismo, los instrumentos fundamentadas en polímeros, con ciclos más largos y una vida eficaz reducida, no son una solución práctica para la producción en volumen. En cualquier escenario es preciso la inversión y compromiso por parte del moldeador para aprender cómo aprovechar mejor la tecnología. Esta es la base para edificar una virtud competitiva sustentable en el mercado.

Otra aplicación es famosa como manufactura puente o bridge manufacturing, que es una vez que, frente a la urgencia de salir al mercado, se fabrican partes aditivamente por 3 o 6 meses a medida que los moldes permanecen listos o la demanda del mercado se conserva a un grado que justifique llevar a cabo los moldes de inyección.

Con este extenso espectro de aplicaciones nace la pregunta de si se justifica la inversión en un equipo de impresión 3D. Romo comenta que si trata de una organización dedicada al diseño de productos que comúnmente subcontrata dichos procesos, esta puede ser una posibilidad a extenso plazo para optimizar sus procesos de desarrollo interno.

Una organización de manufactura además podría apoyarse en esta clase de tecnologías para la construcción de sus herramientas tipo jigs, fixtures o objetivos de brazo.

“Para la producción sí se debería realizar un estudio de costo-eficiencia en el extenso plazo, pues invertir en una sola impresora no proveería el volumen suficiente para crear un sistema de manufactura rentable, a menos de que ya se tenga una producción asegurada que complete el ciento por ciento de la máquina. Comúnmente, en centros de manufactura que han empezado a migrar hacia modelos de 3D se ve que compran 5 a 10 grupos para generar una capacidad de manufactura eficiente”, añade.

Según un informe de MakerBot, subsidiaria de Stratasys, casi las 3 cuartas piezas (74 %) de los encuestados en su análisis planean invertir en tecnología de impresión 3D en 2021, y el 50 % proyecta gastar hasta USD 100,000.

“Cuando se combaten al tipo de retos que las organizaciones han afrontado a lo extenso de los últimos doce meses, no es inusual verlos cortar todos los costos de capital, excepto los más críticos. No obstante, este no es precisamente la situación de la impresión 3D. Si bien el coronavirus perjudicó las operaciones comerciales de casi el 70 % de los encuestados, el 56 % mencionó que no perjudicó sus planes de inversión en impresión 3D. Esta es una contestación increíblemente positiva que, creemos, sugiere una creciente confianza en la función de la impresión 3D para mejorar la resiliencia, la función de contestación y, en última instancia, la productividad de las operaciones comerciales”, añadió Nadav Goshen, CEO de MakerBot, por medio de un reportado.

Materiales e impresoras

Varios materiales aditivos modernos poseen características mecánicas isotrópicas o casi isotrópicas, que los realizan semejantes en composición a los plásticos moldeados por inyección.

Sebastián Romo explica que su desarrollo está ligado al que se dió con las tecnologías de impresión 3D. Los filamentos, los polvos y las resinas líquidas avanzan en una carrera por ofrecer equivalencias o similitudes a los materiales de inyección.

“Vemos que monumentales actores como Dow, Henkel, BASF y GKN comienzan a desarrollar materiales para aditiva e, inclusive, muchas de aquellas organizaciones permanecen comprando otras organizaciones de impresión 3D para avanzar el desarrollo”, comenta.

Hoy, varios materiales de manufactura aditiva tienen la posibilidad de competir de manera directa con los polímeros clásicos. Ejemplificando, CE 221 puede suplir varios materiales frágiles, integrados epoxis y compuestos. Para materiales dúctiles, RPU 70 puede competir con poliuretanos y policarbonatos, y EPU 40/41 puede rivalizar con hiperelásticos como cauchos y elastómeros.

“En dichos últimos años hemos observado elastómeros, vemos polipropileno que se arrojó justo en 2020, materiales reforzados con fibras de carbono, con aluminio, con kevlar, etcétera. Vemos cada vez más una química de materiales que comienza a plantear nuevos materiales, más resistentes, que permitan adoptar más aplicaciones”, señaló.

Romo además usa como ejemplo la Freeformer, de Arburg, una máquina de inyección capaz de imprimir en 3D con refuerzos de fibra. “Introduces pellets y la máquina los imprime en 3D. Es una apuesta para utilizar el prototipado con materiales de uso final y con el cual se busca cerrar la brecha entre el primer modelo y la pieza a inyectar”, sugiere.

“La realidad es que la impresión 3D jamás va a sustituir a la inyección, sino que se va a volver un instrumento complementaria. Si dibujamos una gráfica de pastel hoy, en tan solo producción de partes finales la aditiva apenas podría ser una cantidad pequeña y no buscamos llegar a un ciento por ciento de reemplazo. 

 

 

 

 

Fuente: https://www.pt-mexico.com/articulos/la-manufactura-aditiva-busca-abrirse-paso-en-su-planta-de-inyeccion-de-plasticos

 

 

Moldes y herramentales esenciales a nivel global; pandemia impulsa nuevos esquemas de negocio

De 60 a 70% de los productos en el planeta que pasan por un proceso, necesitan un molde y un herramental para consolidar su realidad; de allí el valor de los moldes y herramentales en cualquier sitio del mundo, a lo que se suma más grande relevancia si aplica en cualquier territorio mayoritariamente manufacturero. Esto conforme el ingeniero Miguel Ángel Aguirre, director del Clúster de Plásticos de Querétaro y director del Instituto Queretano de Herramentales, para quien FABTECH 2021 es un acontecimiento prácticamente fundamental pues “es el sitio donde vamos a ver y encontrarnos todos esos que estamos en este comercio, por igual en el comercio de tecnología, de moldes y herramentales”, afirmó.

El ingeniero Aguirre, quien forma parte y lidera distintas instituciones, garantiza que cada una de estas asociaciones poseen como fin común buscar la facilitación de la actividad industrial, y al sumarse los empresarios poseen como meta hacer negocios o buscar maneras de mejora, así como compartir las buenas prácticas y las vivencias.

Como presidente de un organismo que agrupa a productores de plástico, Aguirre exhorta a pensar sobre la proporción de productos que unen este material y que son parte de la vida diaria y dice “…si observas tu auto, el 60% o bastante más de sus piezas vienen del sector plástico y además necesitan de un herramental, y si observas tu ropa hay cualquier acrílico o poliéster en donde se necesito un husillo, el husillo es básicamente un molde y además un herramental para construir hilo de determinada densidad”.

El director del clúster de plásticos garantiza que en México se importan al año una cantidad enorme de millones de pesos en moldes, según datos recabados de 2018 y 2019; de aquellos una cantidad enorme de millones de pesos, México participa con menos de 5% de manufactura nacional, lo que prueba el potencial del ramo para desarrollar. Y añade que FABTECH da la posibilidad a los industriales de retroalimentarse para saber hacia dónde tienen que dirigirse y continuar creciendo, no en importaciones sino en crear moldes para el mercado nacional y iniciar a exportar.

El ingeniero Aguirre indica concentrar la perspectiva sobre los puntos favorables que tiene México, entre los que menciona que el territorio cuenta con adolescentes que ya permanecen familiarizados con este mercado a partir de su formación académica, conociendo en sus carreras diseño de moldes, uso y funcionamiento de CNC, de maquinados, soldadoras y cortadoras láser.

Y concluye diciendo las novedosas oportunidades de comercio que ha creado la enfermedad pandémica; “…entonces nuestro sector se modificó, ahora crea caretas, hacer una careta necesita de 3 a 4 moldes, de partes de extrusión de inyección y de elastómeros; y ahora crea mascarillas y hablo de mascarillas para defender al personal en la industria que labora con productos químicos que producen gases contaminantes, además se realizan cubrebocas, trajes de poliéster, guantes y gafas de defensa, entonces esta patología generó una posibilidad de comercio, robusteció al sector de bolsas, y revivió al sector desechable pues la comida a domicilio además generó una posibilidad para los trastes de plástico”.

Scroll UpScroll Up
Abrir chat
1
Ayuda
Hola, ¿Cómo podemos ayudarte?
Enlaza tu whatshap y comunicate con nosotros