¿Aumentará la automatización en las organizaciones de plástico después de la pandemia?

May 6, 2021 Articulos, Blog, Noticias

Por un lado, podría decirse que la enfermedad pandémica mundial ha exacerbado tendencias, que venían de tiempo atrás, en favor de la automatización de celdas de producción en las organizaciones transformadoras de plásticos. Asimismo, que las fuerzas del mercado, al reclamar más grande competitividad, han impulsado la adopción generalizada de la robótica.

En USA, según reportó en febrero, Plastics Technology, la explosión de la demanda ha sido instantánea. La carencia de personal y la urgencia de iniciar a generar localmente en el período de tiempo más corto que se pueda llevaron a que las organizaciones se abocaran por automatizar sus procesos recién inicialmente de la enfermedad pandémica.

Para México y América Latina el ritmo fue diferente, empero la tendencia está presente. Las inversiones fueron cautas a lo largo de la mayor parte de 2020, y solo finalmente del año empezó un repunte que no se ha detenido en el primer trimestre de 2021. Tuvimos la posibilidad de conversar con ciertos proveedores de robots y sistemas de automatización sobre su perspectiva del mercado para nuestros propios territorios.

Así sea que se intente resoluciones de automatización con robots cartesianos o con robots colaborativos (conocidos como cobots), lo cierto es que las organizaciones proveedoras de estas tecnologías permanecen enfocadas en brindar a sus consumidores de la industria de plásticos propiedades que les permitan gran flexibilidad en sus operaciones y simple programación por medio de controles intuitivos. El propósito es que cada vez más organizaciones, sin que importe la magnitud ni la aplicación, logren tener en cuenta los resultados positivos de robotizar sus celdas de producción, en pro de la eficiencia y el equilibrio de los procesos.

La compra de robots tras la enfermedad pandémica

Hugo Muñoz, vicedirector de robots y automatizaciones en Wittmann Battenfeld México, comenta que inicialmente de la enfermedad pandémica el desplazamiento en inversiones ha sido bastante reducido.

Solo en octubre de 2020 iniciaron a ver actividad. “Hemos notado un aumento de demandas y de proyectos bastante interesantes de automatización”. Según el directivo, el primer trimestre de 2021 marcó un regreso a los niveles de ventas de 2017. “Vamos realmente bien, con un crecimiento de ventas no solo de la porción de robots y automatización, sino en toda la compañía generalmente; poseemos peticiones en máquinas de inyección bastante relevantes, al igual que de sistemas de funcionamiento de materiales para automatizar el desempeño de resinas en las plantas”.

Xavier Espaullard, director de ventas de Sepro México, reconoce que en 2020 la combinación de la enfermedad pandémica, la crisis del sector automotriz, las guerras comerciales y varios temas políticos perjudicaron de forma directa la inercia que traía el mercado, por lo menos a lo largo de los primeros 6 meses. Desde agosto ocurrió lo opuesto, y en cuestión de 4 meses han conseguido hacer el presupuesto de todo el año. “Hubo una inmediata recuperación. Varios monumentales corporativos que habían cortado de tajo sus inversiones empezaron a activar sus proyectos. Para este año se siente que hay desplazamiento, aún no a los mismos niveles de anteriormente, sin embargo hay actividad”. La organización apunta las expectativas en el naciente segmento de construcción de autos eléctricos.

Según Sergio Bautista, gerente de unidad de comercio en robótica de ABB México, existe una tendencia clara a integrar más robots en ciertas aplicaciones en la industria de transformación de plásticos. “Durante la enfermedad pandémica se ha presentado una tendencia hacia la concientización de dicha necesidad. Con en relación a números, para la Sociedad de Industrias de Robótica (RIA), la proporción de robots no creció con en relación a 2019. Entonces, quizás puede hablarse de una concientización y una tendencia hacia la utilización de los robots, y aun cuando la enfermedad pandémica la ha potenciado, aún no llega dicha ola al mercado, empero rápido la vamos a ver”.

Conforme el experto, una más grande penetración de la robótica se continuará viendo en la industria automotriz, que regularmente ya empleaba robots, empero además otros sectores dedicados a la construcción de productos plásticos no automotrices, en especial de las industrias de empaque.

“La industria automotriz ya ha tenido una constancia en el consumo de robots y automatización, empero ahora observaremos un despertar además en otros sectores”.

Para Manuel Sordo, gerente general para LATAM de Mundial Robots, la actitud de las compañías a la enfermedad pandémica ocurrió en numerosas fases. Inicialmente hubo mucha incertidumbre y las compañías fueron bastante precavidas con la inversión, sin embargo acorde avanzó la enfermedad pandémica, los proyectos que traían continuaron su reactivación.

“Las inversiones eran cautas, empero ya se empezaba a ver un cambio en la forma de pensar de las organizaciones, en donde vieron que la automatización puede ser una solución para obedecer el distanciamiento social y conservar la productividad. En concreto, vimos gran interés por nuestros propios robots colaborativos, dirigidos a laborar junto al operador y no a sustituirlo. Nuestros propios estudios han mostrado que el robot al lado de un operador es un 80 % más benéfico que el operador solo o el robot solo. Entonces, esto de alguna forma inició a precipitar la demanda de proyectos”.

El directivo de Mundial Robots comenta que acorde empezó 2021 y se inició a continuar en la vacunación, varios de los proyectos que venían a paso lento empezaron a concretarse.

“En general, en la industria del plástico continuamente hemos tenido un aumento estable y agresivo paralelamente. Nuestro aumento constantemente fue de dobles dígitos y el tipo de aplicaciones cambia de consenso con la industria, sin embargo mayormente constantemente permanecen en la parte final de la línea de producción, para paletizado o despaletizado, o además lo cual llaman pick and place de botellas, tapas o partes inyectadas que necesitan ser colocadas en enfriadores o en la línea de producción. La gama de modalidades ha incrementado mucho, y la aprobación de nuestro producto también”.

Luis Valero Alcalá, gerente de ventas y servicio de Yushin, comenta que han percibido cómo tras la enfermedad pandémica se ha aumentado bastante la compra de robots, primordialmente para las industrias automotriz, de productos de consumo y de aplicaciones médicas. “Estos sectores necesitan procesos más estables y aquello los lleva a buscar una solución por medio de la automatización. Mucho mercado se está abriendo en México y en Latinoamérica. A raíz de aquello, e incluso a partir de anteriormente, Yushin de México vino creciendo, y a raíz de la enfermedad pandémica vemos que se va a potenciar todavía más”.

Por qué las organizaciones de plástico tienen que automatizar

El directivo de Wittmann Battenfeld México enfatiza en que la competitividad es la primordial motivación que hallan las organizaciones de plásticos para optar por automatizar. “En dichos tiempos las organizaciones valoran y cuidan más su capital humano. De esta forma es que la automatización viene bastante más de la necesidad de incrementar la productividad y los volúmenes, con los mismos recursos que se poseen. Ahí un robot entra a sumar”.

Según Hugo Muñoz, el aumento de proyectos para carros eléctricos ha ido en incremento y en otras palabras un motor fundamental de la compra de resoluciones de automatización. “Alrededor del 50 % de nuestras propias automatizaciones, no solo robots, van destinadas a este sector. Además estamos viendo un ligero crecimiento en la porción del hogar. Previamente esto era poco recurrente, sin embargo ahora notamos que las organizaciones permanecen incorporando varias automatizaciones para esta clase de productos”.

Muñoz comenta que hace unos años solo las organizaciones corporativas o bastante enormes invertían en resoluciones de automatización, sin embargo ahora han observado que organizaciones parientes, que poseen solo de 3 a 5 máquinas, ya empiezan a integrar robots a sus líneas a fin de elevar su productividad.

Para Sergio Bautista, de ABB México, en toda la cadena de proveeduría de la industria automotriz, que incluye no solo armadoras sino Tier 1, Tier 2, Tier 3, existe una tendencia al just in time, al volumen de producción y a la flexibilidad para variar aquellos volúmenes de producción de consenso con el consumo del mercado. Entonces, hacer eficiente aquel uso es una de las causas de la industria automotriz para automatizar.

“Todos los conceptos de estabilidad, crecimiento de volúmenes y constancia en la calidad son causas relevantes para automatizar. Varias compañías pequeñas que comienzan a introducirse en mercados mayores, en los cuales necesitan dichos 3 aspectos para lograr ser un abastecedor, claramente deben tener en cuenta la automatización con robots”.

Por su lado, Manuel Sordo, de Mundial Robots, México constantemente fue y todavía es un territorio que interesa inversión extranjera, y la industria del plástico no es la exclusión. Por esta razón, una de sus necesidades es, por un lado, incrementar la productividad, pues la industria del plástico ya compite en el campo universal con organizaciones de territorios en los cuales, incluso, la mano de obra es muchísimo más barata, como India o China. Entonces, la automatización se incrementa la producción y reduce los programas de calidad. No obstante, el experto cita como otro elemento fundamental la alta rotación de empleados, que involucra precios de operación más elevados para las organizaciones, por estar siempre recontratando.

“Una de nuestras propias contribuciones a la industria se apoya en que con la facilidad de programación de nuestro robot, no se requieren técnicos especializados, sino que un técnico podría ser inmediatamente preparado para desarrollar al robot y hacerle cambios. Esto motiva a los operarios, provoca que les guste más su trabajo y se previene aquel periodo de rotación de personal, al tiempo que incrementan la productividad, la calidad de los productos y se está en un entorno competitivo a escala universal.”

Justamente ahí, los robots colaborativos permiten continuar teniendo la flexibilidad de sus líneas de producto y competir en un entorno mundial de forma muchísimo más intenso, con pasos más firmes.

“Son industrias bastante fuertes para México, con organizaciones de talla mundial, no solo mundiales sino nacionales, y en las que se vio cada vez más la inversión en automatización”.

Aun de esta forma, uno de los desafíos que Manuel Sordo muestra para una más grande extensión de la automatización en México es la complejidad de la pequeña y mediana organización para la adopción de estas tecnologías. Sin embargo para la pequeña y mediana compañía su fortaleza es la flexibilidad, en la que de un día a otro tienen la posibilidad de hacer cambios de procesos de manufactura, y al automatizarlos se tiene la iniciativa de que se limitaría dicha flexibilidad, ya que se tiene que reprogramar el brazo robótico o modificar las especificaciones de la máquina. De esa manera, nuestros propios brazos vienen a romper aquel esquema, fueron creados con el fin de ellos, y permiten gran flexibilidad en la línea de producción”.

¿Influirá el nearshoring en la automatización?

“Si los volúmenes de producción incrementan, se incrementa la automatización. Ejemplificando, para la producción de vehículos eléctricos, que se está realizando en Norteamérica, los volúmenes son pequeños comparativamente con los volúmenes de los autos de combustión”.

 

“Estamos entrando a un modelo de mercado bastante distinto, en el sentido en que continuamente se habían pedido volúmenes elevados con escasa mezcla. Sin embargo, ahora se piden volúmenes elevados, sin embargo con mezclas bastante diferentes, ya que los clientes han desarrollado una tendencia hacia la personalización”.

Líneas y robots con mayor demanda en México y Latinoamérica

Wittmann Battenfeld da 2 tipos de robot para la zona de plásticos. Según Hugo Muñoz, es un robot que da las mismas propiedades que cualquier robot Wittmann a un costo bastante competitivo.

Las pequeñas y medianas organizaciones ya se brindaron cuenta de que con 20 o 25 mil dólares tienen la posibilidad de invertir en un robot colaborativo.

No obstante, se debe tener en cuenta si la aplicación es colaborativa, pues el elaborado de situar un robot colaborativo no precisamente provoca que una aplicación sea colaborativa. De repente se regresó un boom que todo el planeta quería un robot colaborativo, empero una vez que empezamos a ver las aplicaciones, lo cual mucha gente quería era un robot que no tuviera rejas alrededor, sin embargo no precisamente tenía que ver con una aplicación colaborativa. Se debe ser muchísimo más preciso en ver si la aplicación es colaborativa o si solo hay relación humana cada definido tiempo. Hay diferentes niveles de participación, y en la industria del plástico ya se está llegando a la identificación idónea de en qué momento es necesario un robot colaborativo”.

El GoFa tiene capacidad de carga de 5 kilos, que según Bautista, es una capacidad que el mercado solicitaba ya hace tiempo. “Teníamos el célebre Yumi, que sacamos hace ciertos años, con 2 brazos, sin embargo con capacidad de carga baja. Luego sacamos el Yumi de un solo brazo y ahora lanzamos un robot de dicha misma familia, empero de 5 kilos de capacidad de carga”.

El segundo robot, el SWIFTI, es un robot colaborativo que permite la relación con el operador al permitir más grandes velocidades en las regiones separadas de relación con el humano. En algunas ocasiones es necesario un robot que trabaje a bastante alta rapidez una vez que se encuentre solo, sin embargo que una vez que comienza la relación con el humano reduzca de manera considerable la rapidez.

Además, para terminar su portafolio de robots, ABB añadió a fines del año pasado un nuevo robot en el espacio de carga contra alcance, el IRB 1300. Son unos robots tipo araña, bastante rápidos, sin embargo ahora con más capacidad de carga.

Para Manuel Sordo, de Mundial Robots, resulta determinante expandir la función de carga y alcance del robot. Los modelos UR5 y el UR10, cuya capacidad de carga es de 5 y 10 kilos, respectivamente, son los más famosas por su versatilidad y su tamaño. A partir del pasado mes de abril, al UR10 le ha sido incrementada la función de carga a 12.5 kilos.

El año pasado además lanzaron su robot de máxima capacidad, el UR16, con carga de 16 kilos, en especial correcto para aplicaciones de fin de línea en paletizado.

Yushin ve que se ha aumentado la demanda de los robots cartesianos para aplicaciones en la industria del plástico. “En este segmento ofrecemos productos con propiedades que les permiten a los procesadores de plástico hacer su trabajo más veloz, de forma muchísimo más eficiente y confiable. Poseen gigantes prestaciones de rapidez, exactitud y ejes. Hay robots cartesianos que tienen la posibilidad de manejar muñecas con servomotor y brindan un servicio bastante flexible referente a probabilidad de movimientos”. Este año se preparan para un nuevo lanzamiento que da beneficios referente a precio y manejo.

El fabricante de procedencia francés Sepro da sus líneas de robots Success y Success X. La línea Success fue del todo rediseñada y ahora además está disponible en una versión de 5 ejes, llamada Sucess X. Según voceros de la compañía, esta característica la convierte en exclusiva en su categoría, en un formato compacto y con un costo asequible. Disponible para máquinas de moldeo por inyección a partir de 60 hasta 900 toneladas. Es ideal para aplicaciones pick-and-place.

Sepro Group está convencida de que los robots cartesianos de 5 ejes representan el futuro de la automatización para aplicaciones de moldeo por inyección. Con una totalmente nueva muñeca, accionada por medio de un motor servo, se abren más posibilidades.

A principios del año, la compañía arrojó la serie MED de robots de 3, 5 y 6 ejes para saciar la creciente demanda de automatización en aulas limpias y otros espacios propensos en plantas de moldeo para aplicaciones médicas y farmacéuticas.

Tendencias en la aplicación de robots industriales

Recientemente, la Federación Universal de Robótica, IFR (por su sigla en inglés) presentó 4 tendencias referente a las superficies de aplicación de los robots industriales.

1. Los robots trabajan en plantas de manufactura capaces. La industria automotriz ha sido pionera en resoluciones de fábricas capaces por medio de robots industriales en las líneas de montaje que han dominado la producción clásico de carros a lo largo de bastante más de 100 años.

El futuro forma parte de la relación en red de robots y vehículos guiados autónomos, o más bien, robots móviles autónomos (AMR). Equipados con la última tecnología de navegación, dichos robots móviles son muchísimo más flexibles comparativamente con las líneas de producción clásicos. Las carrocerías se transportan en sistemas de movilización sin conductor. Tienen la posibilidad de desacoplar del flujo de la línea de montaje y redirigir a las estaciones de montaje, donde tienen la posibilidad de montar versiones equipadas individualmente.

Una vez que los modelos se cambian por completo, basta reprogramar los robots y los AMR en vez de desmantelar toda la línea de producción. Con el más grande fomento que permanecen teniendo las estaciones colaborativas de trabajo entre humanos y robots (robots colaborativos), los proveedores de robots informan que cada vez más robots trabajan codo a codo con los humanos sin resguardos de custodia.

2. Los robots ingresan a nuevos mercados. Los adelantos en conectividad contribuyen a una más grande adopción de robots en los sectores de manufactura que solo recientemente se han volcado hacia la automatización, como alimentos y bebidas, textiles, productos de madera y plásticos. La transformación digital en curso conducirá a modelos de comercio del todo nuevos, ya que los productores tienen la posibilidad de diversificar más de forma sencilla que jamás. En la fábrica inteligente, los diferentes productos se ensamblan con el mismo equipo: la línea de producción clásico por el momento no existe.

3. Los robots disminuyen la huella de carbono. Las inversiones en tecnología robótica actualizada además estarán impulsadas por el requisito de una huella de carbono más pequeña. Los robots modernos son energéticamente eficientes y disminuyen de esta forma de manera directa el consumo de energía de la producción. Por medio de una más grande exactitud, además generan menos rechazos y bienes de calidad inferior, lo cual tiene un efecto positivo en la interacción entre la ingreso de recursos y la producción. Además, los robots ayudan en la producción rentable de grupos de energía renovable, como la energía fotovoltaica o las pilas de combustible de hidrógeno.

4. Los robots ayudan a garantizar las cadenas de abasto. La enfermedad pandémica ha elaborado visible la agotamiento de las cadenas de abastecimiento globalizadas. Los productores poseen la posibilidad de repensar el abasto con una visión enteramente distinto. Una vez que la productividad se nivela por medio de la automatización, los elaboradores poseen una más grande flexibilidad que puede no haber estado disponible en territorios con salarios elevados, como la mayoría de la Alianza Europea, América del Norte, Japón o Corea. La automatización robótica da productividad, flexibilidad y estabilidad.

-Fuente-
Scroll UpScroll Up
Abrir chat
1
Ayuda
Hola, ¿Cómo podemos ayudarte?
Enlaza tu whatshap y comunicate con nosotros